Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna México

Aranceles de Biden pueden ser oportunidades para México

Joe Biden aumenta aranceles para proteger industrias estadounidenses y estimular la producción local, afectando importaciones chinas clave como vehículos eléctricos, acero y semiconductores, con posibles beneficios indirectos para México.

En un esfuerzo desesperado por aumentar su baja popularidad entre los votantes que en noviembre decidirán si lo reeligen a él o a Donald Trump, y también para defender las industrias de su país y estimular la producción estadounidense, el presidente Joe Biden decretó ayer aumentos arancelarios a importaciones chinas por un valor de 18 mil millones de dólares. Estas medidas son una respuesta a las prácticas comerciales de China, tales como inundar los mercados con productos a precios artificialmente bajos y otros comportamientos anticompetitivos que han perjudicado la manufactura estadounidense en áreas clave como la energía limpia, los vehículos eléctricos y los microchips. Los aranceles están diseñados para equilibrar las condiciones de competencia, impulsar la economía de EEUU reduciendo la dependencia de importaciones y asegurar la estabilidad económica frente a las tácticas chinas de precios agresivos.

En 2024 se aplicarán incrementos significativos en los aranceles: Del 25% al 100% a los vehículos eléctricos para apoyar la naciente industria automotriz eléctrica de EEUU; del 7.5% al 25% al acero y aluminio para proteger las industrias metalúrgicas; del 7.5% al 25% a las baterías de iones de litio para vehículos eléctricos para respaldar a las fábricas en EEUU; del 25% al 50% a las celdas solares para promover el desarrollo de tecnologías de energía renovable; y hasta el 50% a equipo médico y equipo de protección personal, como agujas médicas y jeringas, para robustecer la producción nacional en áreas críticas de la salud.

En 2025, los semiconductores experimentarán un alza en los aranceles del 25% al 50%, diseñada para fortalecer la fabricación doméstica de estos componentes tecnológicos esenciales.

Estas medidas son parte de una estrategia más amplia para proteger las industrias estadounidenses de la competencia desleal y responder a las prácticas comerciales de China, consideradas dañinas para las cadenas de suministro globales. Este enfoque busca proteger las industrias nacionales y fomentar la inversión en sectores vitales para la seguridad económica y el liderazgo tecnológico de EEUU en el futuro.

Es posible que estos aranceles beneficien indirectamente a las empresas basadas en México. Con el encarecimiento de los productos chinos en EEUU, los compradores estadounidenses podrían buscar proveedores alternativos, aumentando potencialmente la demanda por productos hechos en México. La decisión de Biden también podría motivar a empresas chinas a invertir en México para evadir los aranceles, lo que resultaría en un aumento de la inversión extranjera y la creación de empleos. Este panorama promovería el crecimiento de la manufactura mexicana y mejoraría la posición de México como una ubicación competitiva de manufactura frente a China.

Para capitalizar estas oportunidades, será esencial que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador o su sucesora en el cargo realice ajustes en algunas políticas actuales que han desalentado la inversión extranjera y afectado negativamente sectores clave, especialmente el energético, que recientemente ha mostrado su incapacidad para satisfacer la demanda de electricidad tanto de consumidores particulares como de empresas.

En esta nota